domingo, marzo 12, 2006

Tristeza

Te escribo por que eres venenosa, cruel y serena

Te observo en mi habitación con una carcajada silenciosa

Aquí estas a mi lado, las lágrimas brotan de mis ojos

Recuerdo los viejos momentos de despreocupación

Aquellos de una infancia linda y lejana

Recuerdo las risas y carcajadas de mis amigos,

Recuerdo las de mi propia infancia.


Recuerdo aquellos veranos distantes en el cual

No hacia otra cosa más que jugar y jugar,

Y allí precisamente no te encontrabas,

Pues no existías en esos momentos de júbilo

En el cual solo existía inocencia, travesuras

En el cual cada día presente era como devorar

Un exquisito manjar de sueños dorados.


Me siento inspirado por tu presencia

Momentánea y serena, donde la nostalgia,

Tu fiel compañera me pasa la mano de pena

Siento su calida mano sobre mi cara

Y recuerdo como se sentían aquellos tiempos,

De los cuales todo era risas y carcajadas.


Recuerdo aquel viejo amor, el primero de todos

Aquel niño inquieto y solitario que solía ser

Aquel primer beso que debió ser memorable

Y no fue ni lo más parecido a lo ideal

Todas esas veces de enamorarme solo

Y sentarme en mi pupitre como todo un bohemio

A escribir y escribir versos.


Versos que rompí y deje atrás hace tiempo

Quizás por que necesitaba alejarme de ellos

Quizás por que siempre estabas presente

Envenenándome, haciéndome sufrir, retorciéndome

Por que fueron muchas las veces que quede

Con el corazón roto y destrozado.


No se puede escapar de ti,

Por más que trate en algún momento te apareces

Y creas en mis efectos no deseados,

Como el de esta poesía,

Como el de mi corazón recordando

Aquellos momentos sagrados.

1 comentario:

Glendy dijo...

...Gracias por unas letras tan hermosas...

Inocencia.
Cuánto la extraño!