martes, junio 06, 2006

Que día

Me levanto como a las seís y prendo la laptop, reviso el mail, dejo bajando unas canciones para mi madre, observo en la mesito de mi habitación "17 pesos", que es lo único que me queda del día anterior, el pasaje son 20, voy a la alcancía y saco el restante, es bueno tener su clavito de vez en cuando, te evita molestar gente pidiendole dinero.

Son las siete y treina, empieza a llover y yo a terminar de cambiarme y recojer mi bulto, peinarme, el perfume, en fin los ultimos toques para irme a trabajar.

Salgo a trabajar y antes de tomar un carro viene un motorista y me salpica el pantalón, el agua no estaba sucia, ya saben un pantalon de tela, solo pense "suerte que es solo agua" y sigo con mi afán de llegar al trabajo.

Pasan las horas y yo realizando las actividades cotidianas de mi trabajo que nunca es aburrido gracias a lo que hago y a mis compañeros de trabajo, desde que llego al trabajo me percato de que deje la cartera en casa, documentos, tarjetas y lo más importante: la tarjeta de donde sacaría el dinero, nada a dejar que el día pase por que no hay de otra, total la comida la puedo pagar con el carnet.

Llamo a casa y hablo con mi madre, la cartera esta como un desierto, sin un peso a lo que ella me dice: "tampoco tengo dinero"; ni modo olvidarme de la cartera por hoy, salgo del trabajo y le digo a un compañero cercano que considero mi amigo que me preste algo de dinero, ya que estoy frenando en el aro como dicen, a lo que el me presta para venir a la universidad. En el camino me cuenta una historia de un viejo amor, un amor de adolescente, de esos ilusos y sanos que uno debe de sentir para hacernos humanos, de esos que son imposibles, no por que no se sienta ni que no se viva sino por las circustancias y me pongo a pensar en mi manera de sentir y en mi propia historía a lo que pienso que cada quien tiene su historía de amor/desamor y que estas experiencias son vitales para el carácter.

Vengo en dirección a la universidad con mis audifonos como es de costumbre y con mi música alta como me gusta, ya que soy adicto a ella, cuando de repente cruzando la calle me encuentro con el coordinador de la carrera en mi universidad y el hace un gesto para darme una bola a lo que accedo ya que nos conocemos y hemos compartido varias experiencias en lo academico y laboral, por lo que venimos hablando de eso, también hace tiempo tuvimos un percance con una reclamación pero pude resolver por otra vía, en fin, me quede pensando en una frase de desiderata que dice: trata de mantener buenas relaciones con todas las personas y respeta tu carrera por mas humilde que sea ya que ella es un verdadero tesoro.

En fin un día con sus altos y bajos, sus cotidianidad y su espontaneidad, total como la vida misma.

2 comentarios:

Maver|ck dijo...

[Music Mode]
Aay ven bailalo, aay ven bailalo.
Ven gozalo, aay ven gozalo.
Que la rumba está buena,...
pa' Sto. Dgo. es qe me voy yo...
[/music]

:-P :-D

Glendy dijo...

Un dia cualquiera! jeje!!


Maverick!
Desde Sascha no se de ti!
Muchos saludos!