lunes, julio 10, 2006

Día Lluvioso

El sabado pasado suele, se da, y viene a ser el caso que era un día lluvioso, y me puse a escribir un monton de cosas en el blog y por cosas de la vida
se me apago la laptop y yo me quede anonizado, por que pense en guardarlo como draft y yo nada mas me dije por dentro de mi "mierda".

Y pense, verdad que blogger guarda como una copia del post, voy a recuperarlo cuando suba de nuevo y me encontre con la triste noticia de que no, que no pude recuperar nada y yo con la cara como un tonto sin nada mas que hacer que perder toda mi concentración y que mi parte vaga volviera dentro de mí.

Deje de escribir y lo deje para luego, para cuando me recordará.

Ese es uno de mis problemas mayores, tener mucho que pensar, un viaje de ideas que expresar y encerrarme en mi burbuja, dejar las cosas pasar o simplemente pesar - Las escribiré luego- grave error pues ese luego como que no llega o simplemente ya no me dan ganas de pensar o escribir sobre eso, bueno el asunto de este post es la lluvia, así que trataré de escribir lo que pensaba y/o sentía aquel sabado en la tarde.

Allí me encontraba, bajo la lluvia un sabado 8 de julio, con mil ideas, sentimientos, recuerdos y una que otra tontada mas en la cabeza.

Me puse a pensar en como me sentía en estos dias lluviosos, en como me comportaba, en lo mucho que me encanta la lluvia, tanto que salí al patio a bañarme en paños menores (por no decir calzoncillos), debajo de un caño de agua por un buen rato.

Recordaba lo mucho que me divertía cuando niño, por el barrio bañandome con los otros niños, el tiempo que tenía sin hacer eso, en las veces que simplemente me mojaba por placer en medio de un torrente con todo y ropa y zapatos, en las veces que llegue empapado a la universidad, en una vez en particular que me quede observando el contraste que hacía el reflejo de una luces blancas de la cancha de basquet, de esas luces como las de un estadio de beisbol o del olimpico, impactando en las gotas de lluvía y yo mirando como todo un iluso hacia arriba, quedandome atontado con ese contraste.

También recuerdo una vez que le dije a una amiga en el tramo de unicentro y plaza central oye por que no nos vamos caminando en pleno aguacero pensando en que ella diría que no, quizas por su pelo, o por que era mujer y para mi sorpresa acepto por lo que nos mojamos hasta llegar al billar de plaza central, esa fue una muy buena experiencia, caminar con alguien bajo la lluvia, mojandonos como dos locos, disfrutando de las gotas al caernos por nuestros cuerpos y el pensar de la gente de "estos dos si estan locos, caminando como si nada en la lluvia".

Recuerdo la primera vez que hice el amor bajo la lluvía y el sonido del zync y la madera en mi casa, esa noche inolvidable en el que el deseo y los sentimientos se fundían al sonido de la lluvia, sin electricidad, a oscuras, dejando que la oscuridad y los sonidos fueran nuestros complices, nuestros alcahuetes, en ese nido de amor que formabamos en mi cama, en el piso de mi casa, en tantos lugares tan locos y en total frenesí, como dos tontos, como dos ilusos jugando a sentir tantas cosas lindas, únicas.

La lluvia me encanta por lo romantica y misteriosa, por lo unica, por lo puro, un encanto de un no se que y un que se yo que envuelve a uno en una nube de misteriosos deseos de pasar un momento agradable o un sentimiento palpable, calmado, dulce, afable.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Sabes..... Cualquier dia en el cual me sienta sin animos, con mis sentimientos alboratos y por el suelo ..... solo tengo k recorrer a tu blog y leer.... me encanta lo k escribes, el sentimiento que depositas en solo un conjunto de vocales y consonantes.... al leer me consumo en tus sentimiento y siento lo k sientes ...... jejejje es un buen dia cuando llueve.... me encanta....estar debajo de la lluvia todo se siente romantico y chulo,, sentimientos llegan y lo mas hermosos los recuerdos....
La Pochocha...

-. Yanny Ramz .- dijo...

Eso era,
Pues creo que despues de leer esto; ya podemos entender "la lluvia" mucho mejor. No pudiste describirlo en mejores palabras. Me hiciste sentirme ahi, e incluso añorar lo que no he hecho bajo la lluvia.
La ultima vez que me mojé frente a mi casa, un dia lluvioso;
Fue el pasado septiembre, quizas antes.